Científicos crean un oído biónico

 

 PP

México, DF.- Científicos de la Universidad de Princeton utilizaron una impresora 3D para crear un oído funcional capaz de escuchar frecuencias de radio más allá de la capacidad natural del ser humano.

El equipo de investigadores combinó células vivas y nanopartículas para crear el oído, el cual consta de tres pasos para su realización.

Los propios científicos explicaron, que su principal propósito era encontrar una manera de integrar de manera eficiente tejidos vivos con componentes electrónicos. y para conseguirlo imprimieron células cartilaginosas de ternero —que formaron la oreja— junto a nanopartículas de plata —que hacen la antena.

El oído biónico cuenta con dos cables que forman una cloquea artificial que podría conectarse al sistema nervioso de un cuerpo. Aun así, afirma McAlpine, líder de la investigación, todavía queda mucho trabajo por delante para que una tecnología como esta pueda llegar a la práctica médica convencional.

Este proyecto es el primero en su campo que sirve para desarrollar un órgano electrónico totalmente funcional y que, incluso, pueda mejorar las capacidades normales de los originales. Y si bien, este tipo de tecnología no está lista para ser usada en pacientes, eventualmente podrían ser usados para mejorar e incluso restablecer la audición de manera completa.

Un increíble erupción solar!

 

Gracias a los avances científicos ahora somos capaces de observar imágenes increíbles como esta, de una asombrosa erupción solar ocurrida este día

Esa erupción sería suficiente como para quemar varios planetas en un instante… es impresionante la cantidad de energia que se desprende de este fenómeno que al menos en fotografía parece pequeño.

erupcion-solar-630x700

Estudian si apretar los puños puede mejorar la memoria

 

 130502224444_punos_304x171_getty

Apretar el puño derecho mientras se memoriza podría mejorar la retención.

¿Alguna vez le han dicho que piense con el lado izquierdo o derecho del cerebro? ¿Que utilice el pensamiento lateral? Pues, bien, eso tiene que ver con que el cerebro está dividido en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, y ambas partes están especializadas para procesar información de manera diferente.

Ese es la base de un estudio realizado por el Laboratorio de Lateralización Cerebral de la Universidad Estatal de Montclair, en Nueva Jersey, Estados Unidos, para investigar maneras en las que se pudiera mejorar la memoria.

La doctora Ruth Propper, directora del laboratorio, dirigió un experimento en el que los participantes, según grupos, apretaban el puño derecho o el izquierdo en secuencias específicas mientras memorizaban datos o trataban de recordarlos.

Los resultados sugieren que apretar el puño derecho podría ayudar a formar memorias más fuertes de un evento o acción y que hacerlo con el izquierdo podría ayudar en recuperar más fácilmente esa memoria.

Hemisferio izquierdo vs. derecho

Cerebro

Ambos hemisferios del cerebro procesan información de manera especializada.

La doctora Propper dijo a BBC Mundo que para el estudio se basaron en una teoría llamada modelo de asimetría hemisférica de codificación y recuperación (HERA, por sus siglas en inglés) que señala que algunos tipos de memoria involucran procesos de codificación en el hemisferio izquierdo o, sea, que es ese lado el que se activa para insertar la información en el cerebro.

Por otra parte, en los procesos de recuperación de la memoria -cuando uno intenta acordarse de un hecho o acción- se activa el hemisferio derecho.

“En nuestro diario vivir, ambos hemisferios están procesando información pero, algunas veces, el lado que es más útil para un proceso específico no lo hace y deja que el otro lado se involucre”, explicó la investigadora.

    “Nos preguntamos si, de alguna manera preferencial, podríamos activar un lado del cerebro, incrementar la actividad neuronal en ese lado y, tal vez, afectar la memoria”

Dra Ruth Propper, Laboratorio de Lateralización Cerebral

“Nos preguntamos si, de alguna manera preferencial, podríamos activar un lado del cerebro, incrementar la actividad neuronal en ese lado y, tal vez, afectar la memoria”.

Los cables que conectan el cerebro con el cuerpo están cruzados. El hemisferio izquierdo controla la parte derecha del cuerpo y el hemisferio derecho maneja la parte derecha.

Dividieron a los participantes en grupos diferentes para tratar de memorizar una lista de 72 palabras que luego tendrían que recordar: unos apretaron el puño derecho durante 90 segundos antes de memorizar las palabras y luego apretaron el puño izquierdo por el mismo tiempo para recuperar la lista, otros efectuaron la secuencia al revés, un tercer grupo apretó el puño izquierdo en ambas ocasiones y, un cuarto no lo hizo en ningún momento.

El grupo que siguió la línea del modelo HERA -apretar el puño derecho fuertemente mientras memoriza y el izquierdo mientras recuerda- obtuvo mejores resultados que los otros.

¿Posible terapia?

La doctora Ruth Propper señaló que la diferencia más notable de los que apretaron el puño derecho se marcó con los que apretaron el puño izquierdo para memorizar. Sin embargo, obtuvieron resultados menos significativos frente al grupo que no apretó los puños en ningún momento.

“No se puede concluir definitivamente que la memoria va a funcionar mejor si se aprieta el puño derecho en una secuencia dada, pero sí funciona mejor que si se aprietan los puños de manera inversa”, afirmó.

    “No se puede concluir definitivamente que la memoria va a funcionar mejor si se aprieta el puño derecho en una secuencia dada, pero sí funciona mejor que si se aprietan los puños de manera inversa”

Lo que se cree es que al apretar el puño derecho se están reclutando selectivamente las neuronas del hemisferio izquierdo y que, aunque se están activando las áreas motoras del cerebro, hay indicaciones que esta activación puede estimular otras áreas del hemisferio que están involucradas en la memora.

“Lo interesante es que la gente que apretó el puño izquierdo estaba estimulando el lado derecho que maneja el sentido espacial y esta era una prueba verbal”, comentó la psicóloga. “Es posible que su resultados fueron afectados porque involucraron el hemisferio incorrecto para manejar un ejercicio verbal”.

El paso siguiente para el Laboratorio de Lateralización Cerebral es realizar pruebas con un grupo más numeroso y que se extienda a memorias de estímulo visual, como el recordar una cara, o ejercicios espaciales, como recordar dónde se colocaron las llaves del auto.

Una mayor investigación podría conducir hacia técnicas para estudiar para un examen o, mejor aún, hacia terapias para la gente que está perdiendo la memoria. “Eso me fascinaría, de lograrse, justificaría toda mi carrera”, concluyó Ruth Propper.

Cómo se va a extinguir la humanidad

130425184328_escultura_crazy_horse_624x351_bbc

 

¿Cuáles son las más grandes amenazas globales para la humanidad? ¿Estamos al borde de nuestra propia inesperada extinción?

 

Un equipo internacional de científicos, matemáticos y filósofos que trabajan en el Instituto del Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford está investigando cuál es el mayor peligro para la supervivencia del Hombre como especie.

 

En el documento “Riesgo existencial como prioridad global” argumenta que los dirigentes internacionales tienen que prestarle mucha atención a una serie de amenazas.

 

El director del instituto, el filósofo sueco Nick Bostrom, advierte que lo que está en juego no puede ser más importante: si nos equivocamos, éste puede ser el último siglo de la humanidad.

 

Las buenas noticias

 

¿Cuáles son los mayores peligros?

 

 

Se estima que el 99% de las especies que han existido se han extinguido, como el dodo.

 

Empecemos por lo alentador.

 

Las pandemias y los desastres naturales pueden causar colosales y catastróficas pérdidas de vida, pero Bostrom cree que no acabarían con la humanidad.

 

La especie humana ya sobrevivió muchos miles de años a enfermedades, hambrunas, inundaciones, depredadores, persecuciones, terremotos y cambios climáticos. Así que la probabilidad está a nuestro favor.

 

Por otro lado, en el marco temporal de un siglo, califica el riesgo de extinción por el impacto de un asteroide o una súper explosión volcánica como “extremadamente bajo”.

 

Respecto a conflictos bélicos, incluso las pérdidas de vida sin precedentes autoinflingidas del siglo XX, con dos guerras mundiales, no lograron frenar el aumento de la población global.

 

Una guerra nuclear podría ocasionar una horrible destrucción, pero el equipo de expertos calcula que suficientes individuos podrían sobrevivir como para permitir que la especie subsista.

 

¡Uff!

 

Si ese es el consuelo para hacernos sentir bien… ¿de qué nos tenemos que preocupar entonces?

 

“Éste es el primer siglo en la historia del mundo en el que el más grande riesgo viene de la humanidad”

 

Lord Rees, astrónomo real británico

 

Bostrom señala que hemos entrado en una nueva clase de era tecnológica con el potencial de desafiar nuestro futuro como nunca antes. Son “amenazas sobre las que no tenemos historial de supervivencia”.

 

Comparándolo con un arma peligrosa en manos de un niño, le dijo a la BBC que el avance en la tecnología ha rebasado nuestra capacidad de controlar las posibles consecuencias.

 

Experimentos en áreas como biología sintética, nanotecnología e inteligencia artificial se están precipitando hacia el territorio de lo accidental e imprevisto.

 

Una por una

 

La biología sintética, en la que la biología se encuentra con la ingeniería, promete importantes beneficios médicos. No obstante, a Bostrom le inquietan las secuelas inesperadas de la manipulación de las fronteras de la biología humana.

 

 

La creación de nuevos organismos puede tener efectos secundarios ecológicos desconocidos.

 

Seán O’Heigeartaigh, un genetista del instituto y experto en evolución molecular, desconfía de las buenas intenciones mal informadas, pues en los experimentos se hacen modificaciones genéticas, desmantelando y reconstruyendo las estructuras genéticas.

 

“Lo más probable es que no se propongan hacer algo dañino”, apunta, pero subraya que siempre existe el peligro de que se dispare una secuencia de eventos no anticipada o de que algo se torne nocivo cuando se transfiera a otro ambiente.

 

“Estamos desarrollando cosas que pueden resultar profundamente mal”, declara O’Heigeartaigh en entrevista con la BBC.

 

La nanotecnología, trabajar a nivel molecular o atómico, también podría tornarse en algo altamente destructivo si se usa para la guerra, apunta Bostrom. Por ello, escribió que los gobiernos futuros enfrentarán el gran reto de controlar y restringir su mal uso.

 

El poder de lo pequeño

 

La manera en la que la inteligencia artificial interactuará con el mundo exterior es otro de los temores del ecléctico grupo de expertos reunidos en Oxford. Esa “inteligencia” informática puede ser una herramienta poderosa para la industria, medicina, agricultura o el manejo de la economía.

 

 

Se teme una explosión descontrolada de inteligencia artificial.

 

Pero también es completamente indiferente a cualquier perjuicio fortuito.

 

Daniel Dewey, quien se enfoca en superinteligencia artificial, habla de una “explosión de inteligencia” en la que el poder acelerado de las computadoras se vuelve menos predecible y controlable.

 

“La inteligencia artificial es una de las tecnologías que pone más y más poder en paquetes más y más pequeños”, le dice a la BBC Dewey, quien antes trabajó en Google.

 

Así como con la biotecnología y la nanotecnología, “se pueden hacer cosas que resultan en reacciones en cadena, y con muy pocos recursos se pueden emprender proyectos que pueden afectar a todo el mundo”.

 

Lo que no sabemos

 

Estos no son conceptos abstractos, asegura O’Heigeartaigh.

 

“Con cualquier nueva poderosa tecnología -opina O’Heigeartaigh-, debemos pensar detenidamente en qué sabemos, pero quizás es más importante en este momento estar conscientes de lo que no estamos seguros de saber”.

 

“Éste es el primer siglo en la historia del mundo en el que el más grande riesgo viene de la humanidad”, señala el astrofísico y actual astrónomo real británico Martin Rees.

 

“Con cualquier nueva tecnología hay ventajas pero también riesgos”, observa. “Es una cuestión de escala: vivimos en un mundo más interconectado: más noticias y rumores se difunden a la velocidad de la luz. Por ello, las consecuencias de un error o terror son más desmedidas que en el pasado”.

 

Lamenta que mientras que sí nos preocupamos por riesgos individuales más inmediatos, como los vuelos aéreos o seguridad alimentaria, tenemos más dificultad en reconocer peligros más serios.

 

¿Debemos angustiarnos por un apocalipsis inminente?

 

“Hay un cuello de botella en la historia de la humanidad. La condición humana va a cambiar”

 

Nick Bostrom

 

Ésta no es una ficción distópica: la brecha entre la velocidad del avance tecnológico y nuestro conocimiento de sus implicaciones es real, recalca Bostrom.

 

“Estamos al nivel de los niños en términos de responsabilidad moral, pero con la capacidad tecnológica de adultos”.

 

No obstante, la trascendencia del riesgo existencial “no ha entrado en el radar de la gente”.

 

Listos o no, advierte, el cambio está próximo.

 

“Hay un cuello de botella en la historia de la humanidad. La condición humana va a cambiar. Puede ser que termine en una catástrofe o que nos transformemos tomando más control de nuestra biología”, sostiene el filósofo.

 

“No se trata de ciencia ficción, ni de una doctrina religiosa o una conversación en un bar: no hay ninguna razón moral admisible para no tomarlo en serio”.

La cámara que ve igual que un insecto

camara-hormiga--644x544

Imita la estructura curva de los ojos compuestos de estos animales y tiene un campo visual más amplio.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois ha desarrollado una cámara digital con la capacidad de imitar la estructura curva del ojo compuesto de un insecto, en concreto, al de una hormiga roja. Al contar con un campo visual más amplio, estas cámaras serían especialmente útiles en aplicaciones de vigilancia o en sesiones de endoscopia.

Para comprender mejor el funcionamiento de esta novedosa cámara, primero hay que tener una mejor idea sobre el funcionamiento del ojo en un insecto. El ojo compuesto está formado por una gran cantidad de unidades (depende del insecto) conocidas como omatidios. Cada uno de estos omatidios tiene su propia córnea y cono cristalino, transmitiendo la luz a través del rabdoma. En términos más sencillos, el omatidio tiene la apariencia de una tubería. Los omatidios tienden a ser hexagonales, y son cerca de diez veces más largos que anchos, una vez más dependiendo del insecto, aunque también hay crustáceos con ojos compuestos, como el caso de la gamba mantis (bastante conocida por su carácter combativo).

La forma que los omatidios le dan al ojo compuesto permiten un mayor campo visual, más profundidad, y una alta sensibilidad al movimiento. Sin embargo, el científico John Rogers y sus colegas en la Universidad de Illinois han creado una cámara digital que utiliza un equivalente artificial al omatidio. Se trata de una red de microlentes, cada una de ellas instaladas sobre una especie de poste transportador de luz, y que a su vez es colocado sobre una formación de fotodetectores de silicio. Los alrededores de cada combinación entre lente y poste se rellenan con un elastómero de color negro, con el objetivo de evitar que la luz se filtre. Esto permite que la lente de la cámara pueda adoptar su forma semiesférica, probablemente la parte más delicada del proceso, ya que deben reducir las oportunidades de una deformación mayor.

Igualar a una libélula

El resultado final es un ojo compuesto con 180 omatidios artificiales, algo similar a los ojos de las hormigas rojas o de fuego (Solenopsis Fugax). En comparación con otros insectos, la hormiga colorada tiene una visión limitada, y algo similar sucede con esta cámara, que por ahora es capaz de capturar imágenes muy sencillas, con líneas bien definidas. Sin embargo, habiendo establecido el diseño inicial, el siguiente paso es incrementar la cantidad de omatidios artificiales. Rogers ha dicho que quieren igualar a una libélula, con casi 20.000 omatidios, pero eso demandará una miniaturización aún mayor de todos los elementos.

RECUERDA: Síguenos en nuestros perfiles de redes sociales, aquí todo el día generamos información oportuna y en tiempo real:
>TWITTER: @entiemporealmx
>FACEBOOK: en tiemporeal mx
>PIN DE BLACKBERRY: 28C82437

Especialistas de la UNAM estudian neuronas que influyen en las decisiones

cerebro1

El investigar Ranulfo Romo, del Instituto de Fisiología Celular, y su equipo, experimentan con monos Rhesus para comprender esas actividades

Ciudad de México .-   Para determinar cómo las neuronas de algunos circuitos corticales coordinan su actividad para sentir, memorizar y tomar decisiones, Ranulfo Romo Trujillo, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, y su equipo, experimentan con monos Rhesus para comprender esas actividades.

Desde hace años, explicó, al humano le interesa saber dónde ocurren las funciones cerebrales, y a través de innumerables estudios clínicos, se han determinado las zonas relacionadas con la generación del habla, la vista, el oído o los movimientos.

Al impartir la conferencia magistral La toma de decisiones cerebrales, explicó que para que la mente genere la percepción de un estímulo, requiere percibir y almacenar información.

Para demostrar este hecho, realiza estudios con el cerebro del mono, “idéntico al nuestro en su esfera sensorial, perceptual y de movimientos; obviamente, carece de las áreas que tienen que ver con el habla, y su capacidad para guardar información está reducida. Sin embargo, tiene sensación, percepción, memoria de trabajo y de largo plazo, así como acciones voluntarias”.

Al conocer que hay zonas dedicadas a mapear la información a diferentes partes de nuestro cuerpo, y que el del mono está formado de dos hemisferios, donde se pueden ubicar no sólo las de sentidos como la vista, sino de movimientos de la mano, nos dimos a la tarea de diseñar experimentos con microelectrodos colocados en el cerebro de esos animales previamente entrenados para discriminar la diferencia de frecuencia entre dos vibraciones mecánicas aplicadas a la punta de uno de sus dedos.

Después, se les pedía reportar sus percepciones y discriminar entre dos opciones (representadas con dos botones y el animal debía elegir uno u otro); si la respuesta resultaba correcta, era recompensado con jugo.

En este caso, el cerebro del mono combinaba la información almacenada en la memoria de trabajo con la que ingresaba por alguno de los órganos de los sentidos a ciertos circuitos neuronales, y a partir de esta mezcla tomaba la decisión de oprimir uno de los dos botones, refirió el miembro de El Colegio Nacional.

Estos experimentos indican que, probablemente, los receptores, las vías y centros nerviosos que sustentan la capacidad de prestar atención a los estímulos, acordarse y tomar una decisión, son prácticamente idénticos entre un hombre y un mono, comentó.

Desafortunadamente, este experimento no se puede hacer en humanos; pero con técnicas no invasivas de magnetoencelografía se ha corroborado que esto sucede también en nosotros, detalló.

Por tanto, puntualizó, el mecanismo de la toma de decisiones fino, la biología del proceso, tiene una base que puede trasladarse al espacio de la física y la representación matemática, de tal suerte que es posible decodificar con precisión dónde y en qué parte ocurren nuestras funciones cerebrales.

Obviamente es un salto grande entre lo que pasa en el cerebro de un mono y el nuestro, pero quiero pensar que no puede haber mucha diferencia entre la biología del órgano de uno de estos animales y el mío, concluyó.

RECUERDA: Síguenos en nuestros perfiles de redes sociales, aquí todo el día generamos información oportuna y en tiempo real:
>TWITTER: @entiemporealmx
>FACEBOOK: en tiemporeal mx
>PIN DE BLACKBERRY: 28C82437

10 Curiosidades del tigre

 tigre_curiosidad1

Mucho se ha dicho que el rey es el león, quizá es su elegante melena la que de esa impresión, sin embargo, si de fuerza y habilidad hablamos sería el tigre quien llevaría ese titulo, por eso hoy te dejamos estos datos acerca de este hermoso felino que cuenta con 6 sub-especies.

1. Es el felino más grande del mundo. Aunque su tamaño puede variar según su subespecie. El macho puede alcanzar un peso entre los 100 y los 360 kg., una longitud de 220-380 cm incluyendo la cola y de 70 hasta 122 cm de altura a la cruz.

2. Como huella dactilar, el patrón de rayas es único en cada ejemplar, marcado desde su piel. Sin embargo, debido a lo difícil que es registrar el patrón de rayas en un tigre salvaje, este no es el método más usado para la identificación de un tigre. Pero si es útil como camuflaje para ocultarse de sus posibles presas.

3. Tienen cierta visión del color y su visión nocturna es muy aguda, pero no puede captar animales sin movimiento. Pero a falta o deficiencia de un sentido otro se desarrolla más y es que su oído logra detectar leves sonidos a su alrededor.

4. Los tigres adultos son capaces de dar saltos de hasta 5 metros de altura, o de 9 o 10 m de longitud, lo que lo convierte en uno de los mamíferos que más alto pueden saltar (sólo detrás del puma en cuanto a la capacidad de salto).

5. No soportan la presencia de otros machos en su territorio. Pero las hembras siempre son bienvenidas, de hecho bastantes caballerosos llegan al punto de compartir una presa e incluso alimentarse después que la hembra.

6. Los tigres son oportunistas y no desprecian presas de pequeño tamaño, como monos, pavos reales, liebres e incluso peces pues este gatito no le tiene miedo al agua.

7. Enemigos, si también tiene. Aunque evitan encontrarse se han dado raros casos los tigres han llegado a cazar cocodrilos adultos. Y que decir de los tigres de Amur que encontraron su némesis en los osos pardos. Son una seria amenaza recíproca y ambos tienden a evitarse.

8. Pueden matar a un rumiante adulto de un solo golpe debido a sus grandes garras (que suelen medir alrededor de 7,5 cm de largo), combinadas con la fuerza que puede utilizar para golpear

9. Pero su gran tamaño, no limitan su velocidad pues los tigres pueden alcanzar velocidades de hasta 90 km/h .

10. En cuanto a su rugido contiene ondas sonoras de rango perceptible y ondas de infrasonido inaudibles para el humano pero con efectos aterrorizantes y paralizantes.

Impresionante criatura, aunque no me gustaría ser su presa, una vez que el animal está en suelo, el tigre muerde la parte posterior del cuello, generalmente rompiendo la médula espinal, o perforando la tráquea, dándole a su presa una muerte casi inmediata. Bueno aunque al menos no hace sufrir a su presa.

  • Calendario

    • junio 2017
      L M X J V S D
      « Jul    
       1234
      567891011
      12131415161718
      19202122232425
      2627282930  
  • Buscar