La Feria / Sr. López

Todos contentos
No tiene la culpa Obama… es que uno tiene sus recuerdos gachos. Cuando tío Manolito venía a México, que vivía en Dallas y era -aparte de un pan de bueno- rico de dejar boqueando a un jeque árabe, la mamá de su texto servidor preparaba la casa como si nos fuera a visitar Dios; a nosotros, su sufrida prole, nos mandaba a la peluquería y había que bañarse regresando de la escuela y ponerse el trajecito azul de los lunes -honores a la bandera-, mientras ella cocinaba sus platillos de presumir (consomé de pavo, espagueti gratinado, lomo a la ciruela -horrible, agridulce- y flan); parecía navidad y a su menda, niño y todo, le daba pudor, casi coraje, ese descarado respeto al dinero, que cuando iba a la casa tío Armando, que era muy divertido y lo queríamos mucho, mandaba comprar un pollo rostizado, si acaso, porque a veces daba quesadillas y frijoles refritos.
Total, viendo los preparativos de la Ciudad de México para recibir a Obama, me acogotó esa sensación desagradable de pobre quedando bien: alrededor del hotel en que su majestad nos hizo ayer el favor de dormir y hoy, a la hora en que usted esté leyendo esto, de haberse sentarse en el excusado (a ver si lo ponen en un museo), junto con los camellones con el pasto manicurado, guarniciones de banquetas repintadas y vallas metálicas cerrando el paso a autos y peatones (que alguien le explique a los gringos del “Secret Service” que los locos están del lado de ellos del río, que acá si mucho, le toca un chiflidito de cinco notas, que ni saben qué significa).
Luego, el Zócalo, despejadito, que hasta los maestros de la CNTE saben cuándo sí peligra la integridad de sus traseros, por lo que “democráticamente”, decidieron irse con su protesta a la plaza Tolsá cerca del Senado, “para no interferir con la agenda de la visita del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama” (lo hubieran invitado a Chilpancingo, qué tal que así se ponen en paz)…
Y luego las fotos de nuestros funcionarios, recibiendo a don O, con sonrisa de bobo viendo a la estrella del teibol… en fin, también se entiende, no diario ven al patrón de Casa Grande.
Ya nuestro presidente Peña y don Obama, estuvieron dale y dale a la chamba en Palacio Nacional (ni se crea, todo se habla antes, a eso fue Osorio Chong a Washington; que si no queda platicado, escrito, clarito, no viene el presidente yanqui nomás a ver qué se ofrece, faltaba más); dieron su conferencia de prensa (con Peña tratando de hacernos creer que “hablaron a fondo” de migración y seguridad; y don Obama frunciendo la trompa al oír la traducción en su chícharo, porque allá no se estila decir medias verdades, que ellos o sueltan mentiras gordas por cosas que valgan la pena o dicen la verdad, que es de lo que tienen costumbre, razón por la que sin contradecir a nuestro mero mero, acotó que “no pueden regir la agenda” esos asuntos, que él vino a hablar de economía, o sea, de lo que les interesa: nuestra reforma energética, que ya lo de los muertos a balazos o los trabajadores mexicanos que allá se tallan el lomo, lo resolverán sus respectivos subordinados… aunque también dejó caer que está muy de acuerdo en que la nueva estrategia sea “disminuir” la violencia, para que no nos extrañe que sigan regresando tropas a los cuarteles, y quitando retenes como los de Tapachula… ¡ay, renegrido Calderón, si era pura necedad tuya!)
También igual que cuando alguien hace pasar vergüenzas a la familia metiendo la pata o tratando de hacerse el chistoso con la visita, el Pejehová subió en twitter una cosa que llamó “informe básico” dándole a don Obama diez “tips” sobre México, que llamó (nomás para que lo terminemos de conocer) “un decálogo con respecto a la actual situación política, social y económica de México” (síndrome de Moisés tiene don Pejemplar), pidiéndole además que no dejara el presidente yanqui de “cumplir con la reforma migratoria para garantizar el derecho a la vida de millones” (¡uy!, se le ha de haber cortado la leche a Obama, ¿qué explicaciones le va a tener que dar al Pejeremías cuando lo vea?… o sea: nunca).
Otro que no podía dejar pasar la oportunidad de sentirse importante, fue Javier Sicilia (cuya pena por la muerte de su hijo se respeta, cosa que no obliga a respetarlo a él, repartidor de inoportunos besos a funcionarios, estelar dueño del duelo de todos los deudos, el del discurso de estudiados términos y tono de voz  de programa de radio a la media noche, como de capítulo de La Mano Pachona), quien en un artículo que le publicó “Los Angeles Times”, le aclaró a Obama que “nada es más importante que la búsqueda de la paz, la justicia y la dignidad de y entre nuestros pueblos” -vieran como se cimbró don Obama… bueno, si lo lee seguro se le llenan de agüita los ojos, igualito que por los afganos presos en Guantánamo, esos que prometió liberar hace cuatro años y ahora llevan casi dos meses en huelga de hambre, presos sin causa judicial ni cargos hace once años y medio, legalmente torturados en apego al manual legal de tortura legal que autorizó el gobierno yanqui en el periodo de Bush, lindos que son).  Dijo más  Sicilia el Kisses: “(es necesaria una) acción común de urgencia para apagar el torrente de armas que son contrabandeadas desde Estados Unidos a México a un ritmo de más de 200 mil al año”. ¡Adentro!, él sabe que son 200 mil armas al año, ¿cómo lo sabe? Quién sabe.
Lástima que en ese tema, están necios los gringos en que aunque tuviéramos razón, es muy su tierra y en ella venden lo que quieren o les viene en gana, y que si tanto nos preocupa el asunto, bien podríamos controlar nuestra frontera… y algo de razón llevan, porque está del nabo decirle al vecino que como somos un despelote y no podemos impedir lo que entra al país, él se encargue de prohibir lo que no nos acomoda. Aunque el contraveneno a ese torcido alegato yanqui es que también haremos lo que nos pegue la gana: declararemos legal la exportación de drogas a los EUA, y así, ellos venden armas, nosotros drogas y todos contentos.
Ya nuestro presidente Peña y don Obama, estuvieron dale y dale a la chamba en Palacio Nacional (ni se crea, todo se habla antes, a eso fue Osorio Chong a Washington; que si no queda platicado, escrito, clarito, no viene el presidente yanqui nomás a ver qué se ofrece, faltaba más); dieron su conferencia de prensa (con Peña tratando de hacernos creer que “hablaron a fondo” de migración y seguridad.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s