La Feria / Sr. López

A volar
¡Uf, qué alivio!, ha trascendido que es inminente la reestructuración de la PGR; ahora habrá cinco subprocuradurías, la Jurídica, la de Crimen Organizado (hoy SEIDO antes SIEDO), la de Control Regional (con cinco Fiscalías Zonales en el país), la de Asuntos Especializados y la de Asistencia a Víctimas y Búsqueda de Desaparecidos. Perfecto. Dijo el tahúr que acomodando bien la baraja, ya nadie hace trampa. Lindo.
Insisten nuestros (?) funcionarios en hacernos creer que la magia de los nombres y el embrujo del organigrama, harán el milagro de que las cosas marchen bien. Como cuando mi tío Agustín andaba pensando en cambiarle de nombre a Pepe, mi primo el impresentable, el gran bellaco, para ver si cambiaba (y si piensa usted que mi tío Agustín era tonto, acierta, sí, era tonto).
Por supuesto no se opone su menda a que se organicen mejor (no se espante don Peña Nieto, no se preocupen los pacto firmantes, no me opongo), no, claro que no, que a veces como en el futbol, plantando al equipo de otra manera juega mejor, pero como estamos hablando de administración pública en México, le garantizo la absoluta inutilidad de cambiar o renovar denominaciones, logotipos, lemas, organigramas y colores… lo que es más, se atreve a afirmar este su texto servidor de confianza que ni las reformas son indispensables, necesarias tal vez, pero no indispensables. Vamos por partes (sin tocar la de telecomunicaciones, ya cocinada para servir a los que mandan, como siempre):
La educativa no haría falta si se aplicara la ley actual, la que ya está. Con los líderes sinvergüenzas y sus vándalos en la cárcel, los maestros perezosos despedidos (hay de los otros, no todos son bárbaros ni burros), y el presupuesto bien gastado, a ver si no mejoraba la cosa (¿o la ley actual autoriza la robadera de líderes y funcionarios, y la pereza institucional de los maestros?). En cambio, el gobierno federal está en una tarea que nos quiere presentar como gesta y será simplemente inútil si no erradica lo que arruinó al sistema anterior: la corrupción de dineros y política, las autoridades coludidas con líderes gangsters para robar y controlar al profesorado, importándoles un pito el alumnado, el país.
La fiscal… ¡ah, la fiscal!, la perla de la corona. Se obtendría el mismo resultado nomás cobrando los impuestos que dice la ley actual, pero parejo, sin una sola concesión a poderosos y cómplices ricotes, sin créditos fiscales tramposos, sin contrabando masivo en aduanas, revisando en serio el Ipab -Fobaproa-, las concesiones carreteras rescatadas, las filiales de Pemex en el extranjero… y de ser posible, si para ello no existe inconveniente: sin que robaran ni un peso. En cambio, nos están preparando una lavativa caliente de cloro con chile piquín (arde) para que aflojemos el cuerpo y paguemos más impuestos los que siempre los pagamos y esconder que nada más se trata de reponer los recursos que les van a faltar después de transformar a Pemex. Al tiempo.
La energética. No se trata de “modernizar” ni nada de eso a Pemex. Tampoco de abrir a las empresas extranjeras su participación  en exploración y explotación, que eso ya se hace a las chuecas o a las derechas. Se trata de que Pemex se administre como empresa privada, que pagará impuestos y retendrá utilidades para… para… ¿para qué? Con la legislación actual, fumigando al sindicato, poniendo a paso corto a los trabajadores, reteniendo la reserva técnica necesaria para su desarrollo técnico e inversiones -para construir nuestras propias refinerías, por ejemplo-, se obtendrían resultados infinitamente mejores, aparte de que todos los excedentes fluirían hacia la creación de la infraestructura nacional, única manera de hacer real que el petróleo es de la nación (de todos), pero no, a reformar leyes para embozar intenciones y dejarle una rendija abierta al imperio del capital internacional: México como reserva de energéticos de ellos, nada más.
La de seguridad pública… ¿a poco de verdad, desapareciendo la Secretaría de Seguridad y pasándola a la Secretaría de Gobernación, se acaba la corrupción policiaca?… no, de ninguna manera, pero, aléguele a estos. Lo mismo se puede hacer trabajando con papel membretado que arriba diga el nombre de una que de otra dependencia, el asunto es que las personas hagan lo que deben hacer, derecho y sin tanta tropelía.
La Cruzada Contra el Hambre es tal vez la excepción de lo que venimos comentando, porque ahí sí que hace falta una reforma de fondo, de gran calado, vista la brutal capacidad de los proyectos y programas actuales de combate a la miseria, para producir miserables. Se destinan carretadas de dinero para paliar las increíbles carencias de casi la mitad de la población, carencias que son efecto de una política económica equivocada (esa no se va a reformar) que, encima, está mal aplicada y permeada de corrupción. ¡A todo dar!
No predicamos ingenuamente que el país se aparte de la política de libre mercado, ni del mal llamado neoliberalismo, no, pero sí sostenemos que ni el FMI ni el Banco Mundial le han impuesto a nuestros gobernantes la obligación de hacer las cosas mal, ser  bárbaramente corruptos, concentrar la riqueza, coludirse el poder político con el económico; esas son aportaciones locales.
En fin: está el gobierno empeñado en cosas que son importantes y puede ser que necesarias (no indispensables, insisto) sin pensar en imponer a machamartillo el trabajo serio y honesto como premisa de todo; son pura apariencia y tan lo son que sí pretenden poner a la Marisela Morales, la ex procuradora General de Calderón, como cónsul de México en Milán, catapultada desde la pila de expedientes de quienes encarceló injusta e ilegalmente.
Por eso don Peña y algunos gobernadores están al borde de la quiebra de credibilidad. Confían con fe de conversos en el manejo masivo de propaganda, en la foto con gente bonita y la frase lucidora, sin ver que la raza intuye la realidad y la historia prueba que a veces, inesperadamente, todo se va a volar.
La Cruzada Contra el Hambre es tal vez la excepción de lo que venimos comentando, porque ahí sí que hace falta una reforma de fondo, de gran calado, vista la brutal capacidad de los proyectos y programas actuales de combate a la miseria, para producir miserables.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s