Los Ramilleteros llegaron a Tuxtla para venerar a San Marcos

FOTO JOYONAQUEROS (4)

CARLOS DÍAZ

NOTICIAS.-¡No es lo mismo, claro que no es lo mismo! Dice el observador mientras se embelesa en unas manos rudas que con habilidad ensartan un ramillete en una larga aguja que es seguida por una firme cola de ixtle.

Aunque sean muchos y estén vestidos a la vieja usanza, no es lo mismo. Hace falta ese olor a pueblo, ese olor tierra y a incienso que se mezcla con la música de viento que ejecutan los maestros de la banda, hace falta esa iglesia pequeña que resguarda al patrón del pueblo.

En este lugar no se ven las velas, el aguardiente, las comilonas, el humo con olor a leña que sube por las paredes de adobe y que rebota en las tejas de barro; no se ve y no es lo mismo, vuelve a repetir el observador.

Si acaso los han traído de otros municipios, sólo para no perder la costumbre de un Tuxtla que ha sido consumido por su propia gente, por sus cambios a culturas alternativas y que han adoptado de otros lugares.

Los joyonaqueros se han convertido solamente en meros exhibidores de sus habilidades, porque en Tuxtla ya no existen estos maestros zoques que dibujan la vida entre flores y hojas.

El observador voltea a ver a unos hombres morenos y ásperos que escogen entre el montón de flores, las mejores para hacer una ensarta en honor al patrón de un pueblo que no es el suyo. El pueblo del joyonaquero tiene su patrón y es San Juan.

—Nosotros venimos de Carranza, somos como 35 compañeros, puros hombres. Las mujeres no pueden hacer eso, por respeto a Dios. Ellas se dedican hacer la comida, a moler el maíz y el cacao para hacer el pozol.

—Pero acá no se ve eso ¿dónde están las mujeres que preparan lo que usted dice?

—¡Ahh!, es que acá estamos porque nos invitó Coneculta pa’ que demostremos cómo hacemos nuestros ramilletes, de que terminemos nos volvemos a regresar a Carranza.

En ese espacio se arremolinan decenas de señores y señoras que aún conservan esa tradición de coronar al patrón del pueblo con los ramilletes. En dos filas de largas mesas se acomodan en grupos, según del municipio de dónde llegan, para ensartar las flores.

YA NO ESTÁ EL TEMPISHQUE

Las lonas amarillas han suplido a las frescas enramadas de tempishque. Bajo esos largos tramos de plástico se apresta un tormentoso calor que hace sudar y provoca un terrible sopor. Las flores son las primeras víctimas de ese ambiente hostil, han perdido su frescura y revelan en las pequeñas líneas ocres su entrada al mundo de la descomposición.

El parque central se ha convertido en una exhibición de una de las tradiciones que poco a poco desaparece porque los jóvenes no quieren hacerlo. Los que se ven ahí son hijos de algunos maestros que por años llevan esa tradición.

El observador se interesa ahora en un señor que sugiere unos 90 años, se llama Félix, cuya habilidad aún se nota en cada estocada que hace con la aguja al ramillete. Es el mayor de todos los ramilleteros, allá en Carranza no le llaman joyonaqué, sino ramillete.

Junto con sus pupilos pretenden hacer un arco lleno de ramilletes para ofrecerlo a San Marcos, patrón de Tuxtla.

Es un ambiente diferente a lo que se vive en los pueblos de Suchiapa, Carranza y Chiapa de Corzo, cuando celebran a sus patrones. De esos municipios son la mayoría de los ramilleteros que están ahora en un costado de la catedral de San Marcos. De Tuxtla, sólo hay los organizadores y los que miran.

No es lo mismo, no, no es igual. Acá, la música de viento que ejecutan los maestros de la banda se contamina, se distorsiona por el claxon de los automóviles; el pozol no lo hacen las tías, ya vienen en garrafones de plástico. El olor del incienso se ha quedado solo en la memoria de los tuxtlecos.

El observador, retoma su camino, se marcha a seguir añorando aquellas imágenes del Tuxtla que se ha ido y que se lleva sus tradiciones entre los edificios y espectaculares que anuncian lo mejor de la tecnología.

RECUERDA: Síguenos en nuestros perfiles de redes sociales, aquí todo el día generamos información oportuna y en tiempo real:
>TWITTER: @entiemporealmx
>FACEBOOK: en tiemporeal mx
>PIN DE BLACKBERRY: 28C82437

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s