La Feria / Sr. López

Puro circo
Al Camarón le teníamos pavor, todos. Era el profesor de química orgánica -materia dificilísima y nosotros unas tapias- y aparte, era un canalla de diccionario enciclopédico (donde venía “canalla”, decía: ver Camarón). Nos hizo la vida de cuadros un año entero, nos reprobó a todos, se mofó de todos (muchachitos mecapaleros, nos decía), y nos fuimos arrastrando esa maldita materia todo el segundo año de la vocacional de aquella era del mesozoico de la pedagogía tenochca (cuando los estudiantes no teníamos “derechos” y sí la obligación de estudiar, nada más). Total, pasó el tiempo y un día corrió como lumbre en la escuela superior, que el Camarón iba a dar una conferencia en el auditorio. Ya teníamos más años de edad, acababa de suceder lo del 68, estábamos maleados y envalentonados. El día que se presentó, dos terceras partes de las butacas (200 voces), nos solazamos coreando mentadas de madre; llegó el director, porque la bulla era inmensa, pidió orden y le fue dando la palabra al que la pedía. Aquello fue como un juicio público en la época de Stalin; se aburrieron de insultarlo y a este su menda, le empezó a dar vergüenza: éramos una pandilla de cobardes. Acabé por salirme junto con otros que sintieron lo mismo, vergüenza.
Eso es lo que no sienten, porque no tienen, nuestros legisladores -con sus excepciones, como en todo-: vergüenza. No una sino muchas veces, su texto servidor de confianza ha presenciado personalmente en la Cámara de Diputados, espectáculos de turba como el de antier en el Senado contra la Chayito Robles, que les aguantó la parada porque tiene mucha cancha. Y sabe bien la Chayito Penas que su puesto está en el lomo de un venado, pero de ahí a dejarse de los senadores que se hartaron de afrentarla, no, de ninguna manera. Macha la Chayo.
Nuestros legisladores saben muy bien que sirven para lo que se le unta al queso, que son tan necesarios como un gato en una fábrica de tornillos, y que se acaba haciendo siempre lo que les mandan sus coordinadores, que pactan siempre en lo oscurito: grande avance nacional de la división de poderes: antes hacían bajunamente lo que mandaba el presidente de la república, hoy, lo que les mandan sus coordinadores, que se arreglan con el que recibe línea de presidencia (casi sin excepciones).
Y el que le diga que sí hay separación efectiva de poderes, lo quiere engañar o es ingenuo como bebé en dentición, o explíqueme usted que los perredistas y los priístas hayan hecho quorum para que Calderón pudiera tomar el cargo; o que hayan tolerado que Zedillo desapareciera al Poder Judicial federal, como hizo, cuando le vino en gana “reformarlo”; o que es la hora que la Auditoría Superior de la Federación, órgano técnico de los aguerridos diputados federales, jamás encuentre ni una patinada de mosca en las cuentas públicas de la oficina de presidencia.
Si de veras nos representan y son autónomos y cumplen aparte de su función de legislar, la de órgano de control el Poder Ejecutivo (el Presidente) y lo vigilan, que nos expliquen por qué no se les ha ocurrido obligar a Pemex dar cuentas de sus filiales en el extranjero; o que hayan permitido las auditorías de mentiritas al Fobaproa (que seguimos y seguiremos pagando); o que no se les mueva el copete porque el actual Ejecutivo, don Peña, decidió esconder -“reservar”- doce años la información de las explosiones del edificio de la sede central de Pemex, con sus 37 muertos (y siendo pública la NO admiración de este menda por los gringos, allá, por tres muertos en Boston, sacudieron la ciudad una semana hasta encontrar a los responsables, por tres muertos).
Y ya entrados en gastos, si son tan entrones, que nos digan en nombre de qué permitieron el bárbaro despelote de dinero de la celebración del segundo centenario de la independencia, “Estela de Luz” incluida: debida y coherente conmemoración de la más cara tradición de nuestra vida nacional: la corrupción. O si ya se les olvidó, aquí les suministro un asunto fresquecito: que nos expliquen el primer gran contrato en esta era de don Peña Nieto, otorgado por Pemex -monto mínimo de 113.67 y máximo de 162.39 millones de dólares, holgadito-, a una empresa (propiedad de los Miguel-Afif), que hace doce años fueron acusados y denunciados penalmente por la Secretaría de la Función Pública, por haber defraudado precisamente a Pemex, más de 146 millones de dólares. Ya lo pasado, pasado… nooo me interesa.
Los señores panistas y perredistas, contentos como pederasta en kínder, bañaron a doña Chayito, necios en ahumarla, y ella explicó y explicó y se sostuvo: no renuncio porque no estoy enredada (oficialmente doñita, oficialmente, que tampoco somos sus  bobos, ¿eh?). Y entonces, nuestros legisladores (¿nuestros?… mmm, zafo), y entonces, los legisladores le dijeron que la desconocían como interlocutora (¡ay! qué soponcio) y que el Pacto por México se iba a volar a Papantla. Oook, sí, seguro.
Al día siguiente, ayer, en media hora con Osorio Chong, el secretario de Gobernación,  los presidentes de los tres partidos (PRI, PAN Y PRD), aceptaron que el Pacto sigue, y que ellos no harán travesuras. Si no nos informan mal, los que suelen informarnos bien, el Kid Osorio platicó un ratito a solas con don Maderito el valentón del PAN y -dicen- que salió con lamparones de sudor en la camisa… dicen… cosas de unos expedientes que ellos mismos, por tontos, dejaron en Bucareli; debe ser mentira. Sí, seguro es calumnia.
Pero que el Pacto sigue, sigue; y que las reformas van, van. Ya luego pueden insultar a otro secretario, ahí para el desempance. Total, no les pueden contestar… aunque, si recuerda usted ya hubo uno que les plantó cara, Molinar Horcasitas, que interrumpió a un diputadito hablantín y le dijo que el fuero no le alcanzaba para insultarlo… y chiquito se hizo el tarugo, porque sostener como hombre lo que floreaba con la lengua no entraba en sus cálculos. No es para tanto le dijo el chango al león.
Y mientras, todo va por donde ya está decidido. Puro circo.
Los señores panistas y perredistas, contentos como pederasta en kínder, bañaron a doña Chayito, necios en ahumarla, y ella explicó y explicó y se sostuvo: no renuncio porque no estoy enredada (oficialmente doñita, oficialmente, que tampoco somos sus  bobos, ¿eh?).

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s