Te ayudamos a ser más inteligente con estas respuestas sobre el frío.

frio_resulta_ok-j

¿Quién siente más frío: gordo o flaco?

 

En la sensación de frío entre obesos y flacos intervienen factores como la grasa corporal y la estatura. Los lípidos en el área abdominal son un fantástico protector térmico, sobre todo si además de estar gordito eres bajo de estatura.

 

Cuanto menos sea el contacto que se tiene con el aire o el agua, menos energía puede escapar al exterior, según QUO.es.

 

El organismo pierde la mitad de su calor en la superficie a través de la irradiación. Esta es la razón de que los esquimales sean bajitos y rechonchos, mientras que los hombres africanos son más altos y delgados; los antropólogos la llaman la regla de Bergmann.

 

¿Por qué la cara resiste más al frío?

 

Es sorprendente como cuando hace frío, la parte en la que menos lo sentimos es nuestra cara. El dermatólogo Agustín Alomar del Instituto Universitario Dexeus y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venerología, asegura que esto se debe a que el rostro es el lugar donde más sebácea producimos.

 

En esta zona hay muchas más glándulas sebáceas que segregan una película grasa (lípidos) mayor o menor, dependiendo del individuo.

 

La segunda razón por la que la cara está bien preparada para el frío es que posee mucha circulación periférica. Según el médico, el rostro, junto con las manos y los pies, son los lugares por los cuales el cuerpo libera calor cuando le sobra: recordemos que después de una comida abundante a veces nos sonrojamos.

 

Y el tercer factor de resistencia de la piel de la cara al frío es que ella es la encargada de medir la temperatura ambiente para “informar” al resto del cuerpo y tomar, en consecuencia, medidas para reajustar el “termostato”. En cambio, la cara no es mucho más resistente al sol, aunque sí es cierto que el ácido urocánico del sebo actúa de leve filtro de los rayos.

 

¿Cuál es el ser en la Tierra que resiste más al frío?

 

Según Discover Magazine, el escarabajo Ubis ceramboides, que vive en Alaska, aguanta temperaturas de hasta menos de 60 grados. Su capacidad para evitar la congelación se debe a la molécula xylomannan.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s