Surreal / Angel Mario Ksheratto

Estado de Derecho vulnerado

Guerrero se ha convertido de pronto, en el centro de las convulsiones sociales más escandalosas de los últimos años; entiéndase desde luego, el término “convulsiones”, como el síntoma transitorio de un sector de la sociedad que está en abierta discordancia con el resto del país. No se trata de una “revolución” como alegan algunos defensores de las fechorías que, en nombre de pretendidos derechos, se vienen cometiendo.

Son en sí, actos de vandalismo que nos guste o no, se enmarcan dentro de un Estado de absoluta desprotección y de ausencia de leyes. Es decir, el Estado de Derecho, vulnerado por un grupo de supuestos maestros a quienes, por desgracia o necesidad, se les tiene encomendada la tarea de “educar” y “guiar” a nuestros hijos.

Que ha faltado el diálogo y que las autoridades de aquel estado —patrocinado por el PRD— no han tenido la suficiente capacidad para buscar entendimiento o en todo caso, la correcta aplicación de las normas jurídicas, es una verdad inocultable. Todo ello ha echado gasolina a la lumbre.

A la par de la intransigencia, la violencia y los abusos de un grupo de “educadores”, en Guerrero se ha desatado la fiebre de grupos armados autodenominados de “defensa civil”, cuyos dirigentes han puesto a disposición de los rijosos pseudomaestros, el precario armamento con que cuentan, lo que constituye un grave riesgo no solo para los guerrerenses, sino para todo el país, pues por desgracia y ante la crisis social y política por la que atraviesa México, podría ese berrinche, extenderse a otros estados con consecuencias difíciles de superar.

Entendemos la complicación que para el gobierno de Guerrero significaría endurecer las medidas para someter a los vándalos, pero pareciera que no tiene otra salida más que la de aplicar con mano dura, los lineamientos que rigen a aquella sociedad.

A favor del gobierno de Guerrero está la irritación generalizada en contra de los agresores, quienes no han respetado absolutamente nada. Ayer, la televisión nacional mostró imágenes perturbadoras, indignantes. Los golpes a mujeres y ancianos que tuvieron la mala suerte de estar cerca de donde llevaban a cabo sus trastadas, no pueden pasar desapercibidos en un estado donde debe prevalecer el respeto a todos.

Los movimientos que no respetan al resto de la sociedad y a las instituciones (por muy malas que éstas sean), no pueden inscribirse dentro de las razones de un pueblo que busca el cambio verdadero. Los cambios de fondo de un país, deben darse basados en la inteligencia, el diálogo, la comprensión y la disposición para ceder y conceder.

Y las instituciones por su parte, deben cumplir con lo que les ordena la Constitución: garantizar la paz pública y la seguridad de los ciudadanos. No podemos consentir que por todos lados, surjan grupos de cualquier índole, golpeando a quien se le ponga enfrente. Ahí está el caso de la UNAM, a la que 20 chamacos haraganes, llegaron para obstaculizar la buena marcha de la institución. Sus argumentos son verdaderamente absurdos.

Y nadie hace nada para desalojarlos, aún cuando la comunidad universitaria en su totalidad, está en desacuerdo con los vagos —y cobardes, además, puesto que no dan la cara, como todo buen ciudadano lo hace cuando le asiste la razón— que pretenden regresar a las aulas a quienes, por sus malos actos, han desechado de esa casa de estudios.

Una cosa es la tolerancia y otra, la aplicación justa y oportuna de la ley. A la autoridad no le debe temblar la mano. 112 millones 336 mil mexicanos, no pueden estar bajo el manto de terror de unos 500 “maestros” sin oficio ni beneficio; 325 mil estudiantes de la UNAM, no pueden ser rehenes de 20 vagos que quizá ni pertenezcan a esa universidad. ¿Seguirá la anarquía y el temor hacia esos grupúsculos?

 IMAGINARIO.- ¿Pláticas de “motivación” a los chavos, impartidas por el carnicero del lenguaje llamado Adal Ramones? Por eso estamos como estamos. Si ese es el nivel “académico” de la universidad que lo contrató para venir a decir sandeces, lo lamento, pero tendremos qué admitir que ésa, es una universidad “patito”.  Chavos, exijan educación de calidad, es su derecho.

RECUERDA: Síguenos en nuestros perfiles de redes sociales, aquí todo el día generamos información oportuna y en tiempo real:
>TWITTER: @entiemporealmx
>FACEBOOK: en tiemporeal mx
>PIN DE BLACKBERRY: 28C82437

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s