La Feria / Sr. López

Crujientes y doraditos

En la rama materna del berenjenal genealógico de este su menda, los de Toluca, los católico-apostólico-romanos -100% proof, certificados de origen-, pasaban cosas, ¡oh, sí!, nomás que a la chita callando, tapadas por una hipocresía con máscara de discreción que no era sino miedo al “qué dirán”, por completo fallido, porque todo se sabía y había harto chisme, deporte favorito de esa friolenta ciudad, al menos en aquella era geológica, los años 50, tan diferente a estos tiempos que de plano, las generaciones actuales no conciben (les dice uno que no había televisión y lo miran como si hubiera formado parte de la comitiva de bienvenida de Moctezuma a Hernán Cortés). Un ejemplo de esas cosas nada edificantes que pasaban en mi familia, fue el caso de unos tíos abuelos, Ávila, primos hermanos entre ellos, que eran socios de unas tiendas muy prósperas, en las que vendían desde telas y granos, hasta aperos de labranza y medicinas, jarciería y pan; leche fresca y machetes; escopetas y semovientes; barrían dinero pero vivían peleando feo, diciendo todos de todos, que robaban; un infierno de vida. Ya treintoncito, a este su texto servidor, tía Victoria, la lengua más temible y mejor informada de la comarca, le contó -ya todos muertos y enterrados-, que entre ellos se habían enredado unos con otras en todas las combinaciones posibles de esposas y mutuos cuernos. Obviamente respingué, “¡¡¿y seguían de socios en las tiendas?!!”; y mi tía sonriendo me dijo: -“Imagínate lo que ganaban, imagínate nomás”.
Ahora, solicito de su atención, estimado lector (en humilde singular), haga el favor de imaginarse la clase de enjuagues que hay en la planta “pent house” de la política nacional para que se aguanten las que se hacen.
En estos momentos el escandalete de moda es el “penultimátum” del PAN a don Peña Nieto, por andar usando dineros de los programas sociales para asuntos electorales: o le corta la cabeza -políticamente- a Duarte, el desgobernador de Veracruz y a doña Chayito Penas, la secretaria de Sedesol, o pintan su raya con el Pacto por México (y ya les hizo segunda el PRD)… sí, cómo no, quiero ver dijo el ciego.
A Duarte ni cuando le detuvieron a sus mandaderos en el aeropuerto de Toluca cargando maletas de efectivo, se animaron a rostizarlo, y a doña Chayito… mmm, esa dama tiene más arrestos que muchos que yo me sé, a esa señora no la ahúman con tan poquito, le aguantó el recargón al atascado del Pejehová, acuérdese usted.
El PAN durante 61 años, aguantó el recetario completo de bellaquerías del PRI. Hasta que mal llegó a la presidencia Salinas, lograron empezar a conseguir algo de poder, vía fétidos pactos. Luego llegaron a Los Pinos y cuando todo el país esperaba ver la versión a todo color, en tercera dimensión, de la Venganza Charra… nada, no los tocaron ni con el pétalo de una averiguación previa. Tuvieron durante doce años todo el instrumental de Jack el Destripador a su servicio, procuradurías, policías federales, Cisen, la inteligencia financiera de Hacienda, las contralorías, los registros públicos de la propiedad, todo para pulverizar al PRI de ellos tan odiado, que les había hecho tantas… y nada, tan cuates. Nomás con que les hubieran quitado todos los edificios del partido en todo el país, porque todos fueron pagados y equipados con dinero del erario o eran edificios públicos agandallados, nomás con eso, con un desahucio masivo simultáneo en todo el país, los hubiera hecho talco, con la gente haciendo la ola por las calles… y nada. Como los Ávila, imagínese lo que ganan, lo jugoso que es el filete del poder grandote como para no querer distraerse con nada.
El PRD por su lado, no ha llegado nunca a la presidencia, pero la han ganado cuando menos dos veces, Cuauhtémoc Cárdenas a Salinas y el Pejeremías a Calderón, (las segundas vueltas ya no, pero cuando menos esas dos, sí, requetesí)… y nada. Tomaron para no soltar hasta nuevo aviso, el poder en la capital el país, pudieron ahogar al PRI en escándalos de la corrupción industrial que ejerció en el D.F…. y nada, ni un rozón. Como los Ávila.
Y el PRI, regresó de sus vacaciones de 12 años a Los Pinos y lejos de disolver al PAN con sus barbaridades en el poder, de ventilar la corrupción festivalera que enloqueció a Martita, los Fox y los Bibriesca, junto con los enjuagues de alta escuela del calderonato… y nada, andan en plan de pactar y negociar, muy contentos de dirigir la nueva versión de Los Tres Alegres Compadres.
Si de verdad los señores azules están en plan de reventar todo por lo de los dineros de la Sedesol metidos en cuestiones electorales, entonces se están arriesgando a que les paguen con la misma moneda, porque los del equipo de Peña Nieto no son todos perfumaditos, también tiene rudos, pero rudos muy duros, que tienen a la mano la información completa de los manejos de esa dependencia en tiempos del PAN, cuando la Vázquez Mota (a) La Cuchi Cuchi, era la dueña y señora del padrón de beneficiarios, que fue la razón de su incorporación al equipo de campaña de Calderón… y Osorio Chong, secretario de Gobernación, a dúo con Murillo Karam, el procurador General de la República, les aplican tranquilamente la quebradora y entonces sí se van a enterar por qué el PRI pudo sentarse 70 años en la silla presidencial, sin hacerle ascos a las maniobras menos elegantes. Que se arriesguen.
La verdad, sólo tratan de cotizar mejor su apoyo. El Pacto por México no les ha representado nada en términos políticos ni para ellos en lo personal ni para sus partidos; tarde se dieron cuenta de la comida de pastel que les dieron, bueno, que les dio José Murat, que sabe todo del recetario político. Y ante el anuncio triunfalista desde los EUA, de don Videgaray, el secretario de Hacienda (de los perfumados), afirmando casi como un mero trámite la presentación de la reforma fiscal, dijeron: “es la nuestra”… bueno, nomás les anticipo: esto ya no lo para nadie, va a ser otra vuelta en el rosticero, van a quedar crujientes y doraditos.
En estos momentos el escandalete de moda es el “penultimátum” del PAN a don Peña Nieto, por andar usando dineros de los programas sociales para asuntos electorales: o le corta la cabeza -políticamente- a Duarte, el desgobernador de Veracruz y a doña Chayito Penas, la secretaria de Sedesol, o pintan su raya con el Pacto por México (y ya les hizo segunda el PRD)… sí, cómo no, quiero ver dijo el ciego.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s