¿Somos los hombres el sexo débil?

 

La pregunta no es mía sino que se la hace la psicóloga Susan Pinker en su interesante a la par que controvertido libro “La paradoja sexual”, recientemente publicado en España. Evidentemente, cuando alguien lanza una pregunta tan contraria a la sabiduría popular es que tiene una respuesta contundente. La respuesta es sí: los hombres son (somos) el sexo débil. Y Pinker lo documenta con los siguientes datos:

-La probabilidad de que las niñas prematuras sobrevivan es 1,7 veces mayor que la de los niños prematuros.-De estos niños supervivientes la gran mayoría de los que tienen problemas de aprendizaje o conducta son varones.-La contaminación afecta más a los varones: en las zonas que están río debajo de industrias pesadas, nacen menos niños que niñas.-El trastorno por déficit de atención es el doble de frecuente en niños que en niñas.-El síndrome de Asperger, un autismo leve que incapacita para detectar el estado anímico del resto de la gente, se da con diez veces más frecuencia en hombres que en mujeres.-Cuanto más elevados son los niveles de testosterona, menor es la resistencia a las infecciones posquirúrgicas, que matan al 70% de los hombres que las contraen, frente a sólo el 27% de las mujeres.

La explicación a esta debilidad congénita de los varones frente a las mujeres puede residir, según la escritora, en el doble cromosoma X, pues si uno de ellos “resulta dañado o codifica deficiencias tiene el otro de recambio”.

Lejos de disiparse, las diferencias biológicas se agudizan en la escuela:

-En EEUU los niños tienen el triple de posibilidades de ser asignados a clases de educación especial, el doble de repetir algún curso y casi un tercio más de abandonar el instituto.-Las niñas de dos años tienen un vocabulario 200 palabras superior al de sus compañeros varones.-Entre los adolescentes de la OCDE las chicas obtienen resultados muy superiores a los chicos en lectura y escritura y los igualan en matemáticas, un logro este último bastante reciente.-En todo el mundo industrializado las mujeres están superando ampliamente en los varones en la Universidad: el 60% de los licenciados son mujeres, un porcentaje que no deja de aumentar.

Con estos datos, Pinker no trata de hacer ostentación de la superioridad de las mujeres frente a los hombres. El capítulo introductor trata de poner en contexto la paradoja a la que hace referencia el título: por qué partiendo de unas condiciones de partida más ventajosas -y siendo, por norma, más aplicadas y disciplinadas que sus pares varones- las mujeres siguen estando infrarrespresetadas en los cargos de responsabilidad políticos, económicos y científicos.

Para contestar esta otra cuestión Pinker dedica 400 páginas a entrevistar mujeres y analizar estudios sobre las actitudes vitales de hombres y mujeres. Yo lo resumiré en una frase: al final todo reside en una cuestión de prioridades. Ante la posibilidad de elegir, muchas mujeres optarán por renunciar a sus exitosas carreras profesionales para dedicarse a criar a sus hijos, a cuidar a sus mayores o a buscar un trabajo de menor responsabilidad que les reporte mayor satisfacción personal.

Aceptar que existen diferencias biológicas de partida que explican la desigual representación de los sexos en diferentes empleos un anatema para las feministas, en tanto convierten en algo forzoso e injusto el sistema de cuotas. A este respecto, Pinker dedica un interesante capítulo a los kibbutz israelíes, el intento paradigmático de suprimir las diferencias entre sexos…que acabó con un sorprendente resultado.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s