Trasciende’ Chavela Vargas; muere a los 93 años

Tras varios días de estar internada, la cantante murió en un hospital de Cuernavaca. Una de sus mejores amigas, María Cortina, informó que ‘La Vargas’ murió tranquila y sonriente.

Tras siete días de estar internada en un hospital de Cuernavaca, Isabel Vargas Lizano, “Chavela Vargas”, murió alrededor de las 13:00 horas de este domingo a los 93 de edad, confirmó su amiga María Cortina.

De acuerdo con Cortina, la cantante de origen costarricense murió tranquila, sonriente y tomada de la mano de su amiga.

La última visita que recibió ‘La Vargas’ fue de sus músicos “Los Macorinos”; minutos después de platicar con ellos, la cantante falleció.

De acuerdo con el médico José Manuel Núñez, la cantante, pionera de la música ranchera, falleció debido a un paro respiratorio después de que esta mañana se agravó su estado de salud.

“Ella estuvo muy consciente hasta el último momento y expresó buenos deseos para que México, que está muy convulsionado, mejore y dijo que se lleva los mejores recuerdos y los aplausos de sus público”, explicó Nuñez.

“SILENCIO, SILENCIO: A PARTIR DE HOY LAS AMARGURAS VOLVERÁN A SER AMARGAS… SE HA IDO LA GRAN DAMA CHAVELA VARGAS”, se lee en su cuenta de Twitter @ChavelaVargas.

“Aquí termina mi historia que comenzó de la nada, dame la mano #LLORONA, que vengo muy lastimada”, se lee en @ChavelaVargas

Reportan tiroteo afuera de un templo en Wisconsin

Al parecer el número de víctimas oscila entre ocho y 20, incluyendo muertos y heridos, según la cadena CNN y micromensajes en la red social Twitter. Según testigos, el hombre que abrió fuego continúa en el lugar.

armado abrió fuego el domingo durante una misa matutina en un templo Sikh en Oak Creek, Wisconsin, y se mantenía al interior del edificio, posiblemente con rehenes, según testigos.

El incidente dejó entre ocho y 20 víctimas, incluyendo muertos y heridos, según la cadena CNN y micromensajes en la red social Twitter.

Stephanie Uljanec, operadora policial de Oak Creek, suburbio de Milwaukee, dijo que el tiroteo ocurrió la mañana del domingo en el Templo Sij de Wisconsin pero ella no sabe cuantas personas puedan estar baleadas o si hay algún fallecimiento.

Fran McLaughlin, portavoz del departamento del jefe policial del condado de Milwaukee, dijo que hay oficiales en el lugar pero no tiene de momento mayor información.

La policía estadunidense estaba en la escena en el templo Sikh of Wisconsin, ubicado unos 20 minutos al sur de Milwaukee. Los oficiales de la policía no quisieron dar comentarios.

Crónicas de un narco, la película de “La Barbie” filmada en Monterrey

Al presentar sus primeras declaraciones ante la Policía Federal, frente a una cámara de video, el capo Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, reveló que había ordenado la producción de una película sobre su persona.

En ese testimonio difundido poco después de haber sido detenido el 30 de agosto del 2010, La Barbie, procesado por tráfico de drogas, dijo que no recordaba detalles de la realización, sólo que había pagado por ella 200 mil dólares.

No hay certeza de cuál es la película a la que se refiere. Sin embargo, en la red social Youtube aparece una película fragmentada de una hora 40 minutos titulada “Crónicas de un Narco”, en la que se relatan las aventuras de un traficante de drogas llamado “Edgar Valdivia”, joven, güero y de cabello corto.

Aparecen en el drama inverosímil escenas de acción con patrullas que tienen la leyenda de Policía Estatal y el antiguo logo de la corporación, que mueven a suponer que son vehículos oficiales facilitados para el rodaje.

En la red se muestra en exhibición esa misma cinta con su portada de video y además del título, señala: “Edgar Valdez Villarreal ‘La Barbie’, su verdadera historia; esta es la película que él mandó hacer.”

En una de las supuestas portadas del videohome se ve una foto real del presunto delincuente texano custodiado por agentes federales.

En otra portada se leen el título, el slogan y los rostros de sus protagonistas: Diego Dreyfus, quien interpreta a en la cinta “Edgar Valdivia”, y Luis Gatica, quien es el “Comandante Durán”, que persigue al malhechor con obsesión.

Aunque el filme circula, no hay registro oficial del videodrama. No aparece en la filmografía de ninguno de sus participantes.

Filmada mayormente en Monterrey –aunque la historia se ubica en las ciudades de Laredo, Texas, y Nuevo Laredo, Tamaulipas–, en la película intervienen actores reconocidos como Juan Carlos Casasola, Poncho De Nigris, Yenifer Behrens, Rafael Amador y Luis Fernando Peña.

Aparece el grupo Torrente, cuyo líder, José Carlos Salinas, según el periódico Tabasco Hoy, fue detenido en diciembre del 2009 en una narcoposada de los hermanos Beltrán Leyva, donde también fueron arrestados el cantante Ramón Ayala y sus Bravos del Norte, así como Los Cadetes de Linares.

El equipo técnico que la realizó es un misterio. No aparece ningún integrante del equipo. No hay datos de su director, ni su guionista. Ni siquiera se sabe cuándo fue producida.

Algunas notas de prensa señalan al excantante y actor Sergio Mayer como el productor de la filmación, aunque se basan simples rumores.

“En partes la he visto; es más, la mandé hacer yo. No tiene nada qué ver con Sergio (Meyer) ahí, que pagó nóminas y eso, es mentira. ¿No me cree?”, dijo Valdés Villarreal en la entrevista que salió en los noticieros tras el arresto.

La película es hablada en inglés y en español, con subtítulos que traducen todo el tiempo los dos idiomas.

Técnicamente bien filmada, la cinta contiene un guión ingenuo, aunque se observa un trato profesional en las actuaciones y, en general, en el trabajo visual.

La anécdota pretende mostrar aspectos de la personalidad de “Valdivia” como un joven adinerado que ingresó al narcotráfico por diversión.

Según la trama, “Edgar” es un tipo generoso, fiel a sus amigos y mujeriego. Tiene la costumbre de trabajar solo y es implacable con sus enemigos, a los que es capaz de asesinar a sangre fría, si la ocasión lo amerita.

Los regiomontanos encontrarán numerosas referencias geográficas y arquitectónicas de la película y descubrirán continuas inconsistencias reales en los recorridos de los personajes.

La historia inicia con una nutrida balacera entre agentes de la AFI comandados por Gatica, en contra de “Valdivia” y dos de sus secuaces interpretados por Casasola y De Nigris. El lugar es fácilmente ubicado como la Plaza Hidalgo, en la zona rosa de Monterrey.

En un extremo de la ágora se encuentra el hotel Howard Johnson y en el otro, el tradicional hotel Ancira.

La cámara capta a los pistoleros cuando escapan malheridos después de despojar de un coche a un conductor al que abordan en una esquina de la plaza y después de alejarse de la balacera, en un lugar que se supone distante, se estacionan en un punto que es el otro lado de la plaza.

Ese cruce de Escobedo e Hidalgo, frente al Ancira es utilizado de manera repetida para numerosas escenas, aunque sólo cambiando el ángulo de la cámara.

De igual manera, los personajes transitan en coche repetidamente por la avenida Constitución, a un costado del río santa Catarina, en el tramo entre Zaragoza y Cuauhtémoc. La toma únicamente cambia de posición.

Los clichés se repiten: “Edgar” busca a su amante, que es una doctora, y ella lo recibe sola en una oficina ataviada con bata blanca. Un hombre que lo cita en un lugar lo va a matar en un estacionamiento, pero el rápido joven lo desarma de un puntapié a la pistola.

Dos mujeres son enviadas a seducirlo y él se entera que una de ellas coloca un polvo en su copa. Se da cuenta del timo y hace caer a una de ellas en su trampa. “Valdivia” no se tienta el corazón.

Luis Gatica como comandante reúne en una oficina a un grupo de hombres con chalecos que traen el la espalda la leyenda AFI, a los que les dice con mortal frialdad: “Muchachos se ha derramado mucha sangre y se va a seguir derramando pero el combate al narcotráfico tiene que seguir. Son las órdenes que ha dado el comandante supremo.”

Al término de un operativo alguien le dice al “Comandante Durán” que le dará de premio dos botellas de coñac. El comandante, cuando se queda solo, dice para él mismo un chiste político: “Dos botellas de coñac… qué me viste cara de gober precioso, o qué carajos”.

El capo tiene un gran corazón. Va y visita a la esposa de uno de sus compinches abatidos para reconfortarla. El hijo de ella le dice tío. “Edgar” es un tipo juguetón y cariñoso que bromea con el pequeño.

Hay, en la historia, dos agentes de la DEA sanguinarios. “Edgar” los busca y los encuentra de nuevo en la Plaza Hidalgo, escenario de muchas de las balaceras. Hay intercambio de fuego.
Hay hombres abatidos y a su lado pasa una procesión guadalupana que parece ser utilizada, improvisadamente, para la cinta.

Edgar se escurre entre los feligreses, algunos matachines, que no parecen alterados tras la balacera que acaba de ocurrir a un lado de ellos. La cámara al hombro sigue a “Valdivia”, quien se escabulle entre la multitud.

Hay un operativo de cinco agentes de la AFI en una bodega donde el “Comandante Durán” acaba con un grupo de traficantes. Más adelante en la cinta hay otra balacera que, se supone, es en otro lugar, aunque se percibe que es la misma locación. En este segundo macro operativo, los policías descienden en innecesario rapel de la altura de un piso, con la carabina dispuesta. Un hombre en llamas, alcanzado por una de las numerosas explosiones de origen indefinido, corre desesperado hacia su muerte.

El “Comandante Durán” es malherido y enviado al hospital donde, casualmente, convalece sin custodios. Por eso un sicario entra hasta su habitación y dispara a mansalva sobre su cama y lo que supone que es el policía. No se da cuenta de que falla en su intento, porque los hombres de la ley son muy listos: en lugar del comandante pusieron almohadas.

Cerca del final de la película tiene una breve aparición Luis Fernando Peña, conocido por la cinta “Amarte Duele” y, más recientemente por “Sin Nombre”. Como comandante que se une a la captura del capo, justifican su presencia con una larga secuencia en la que busca una confesión en base a torturas de golpes a un joven sentado y maniatado.

Exhausto dice el sometido: “Te voy a acusar con derechos humanos”.

Peña le responde, sarcástico: “Porqué no me acusas con tu puta madre”.

El relato desorganizado pasa entre situaciones en las que el protagonista se expone a peligros. En una de esas, encuentra a un agente de la DEA en un lote de autos, pero en vez de matarlo lo hace correr disparándole a los pies y se queda riendo en el lugar.

El final pretende mostrar escenas de violencia poética. La acción se traslada a un puerto. El joven traficante descansa en un yate, tumbado al sol entre dos chicas semidesnudas. Ha consolidado su poder.

Mientras, ocurre una serie de cruentos asesinatos de los que se supone son sus enemigos, mientras se escucha la voz preciosa de una soprano interpretando el Ave María, de Schubert.
Como breve epílogo, “Peña” visita a “Gatica” en el hospital y ocurre una revelación que pretende ser sorprendente.

Y así, la película termina de repente, sin créditos finales.