Un ‘fantasma’ asedia mitin de ‘La Jefa’


Durante un mitin en Jalpa de Méndez, Tabasco, algunos inconformes interrumpieron el discurso de la candidata panista a la Presidencia

JALPA DE MÉNDEZ, Tab.—El fantasma del asedio, sube al templete y se para atrás de Josefina Vázquez Mota, cuando dirige su mensaje político a una multitud de simpatizantes, que al ver una cartulina de repudio a la candidata presidencial y al PAN, grita al hombre alto, joven, macizo que la levanta: ¡Fuera! ¡Fuera! Josefina Vázquez Mota mira al hombre que ha roto la burbuja de su seguridad.

Con aplomo, la candidata presidencial continúa la idea que expone, y aunque intenta atraer la atención de la gente a ella, el público que se percata de que aquello es una descalificación de moda, grita su rechazo al hombre, que trata de proteger la cartulina con sus acusaciones.

“Josefina hija del PAN asesino. No eres bienvenida a Jalpa de Méndez. El PAN quita la vida a dos hijos de Jalpa de Méndez”, dice en sus líneas la cartulina, que a jalones es destruida.

El candidato a gobernador, Gerardo Priego, un hombre más alto y fuerte que el extraño, intenta desplazarlo. Tampoco pueden integrantes de la escolta de la candidata, que recuperan el espacio de protección. Abajo, en la esquina derecha del templete, cinco mujeres levantan consignas escritas en papel, en el mismo tenor, como la decena de personas que antes ha rodeado la camioneta de Josefina Vázquez Mota, a su llegada.

“Mientes, por eso eres diferente”, es una de las leyendas. “Josefina, Tabasco no te quiere, fuera”, señala otro papel. “Josefina, basta de agresiones, PAN asesino”. Los pasos del evento se aceleran. Un maestro de ceremonias, interrumpe grosero a Isidro “Chilo” Peregrino, y sigue el discurso de Gerardo Priego, que con un derroche de entusiasmo saluda a la gente: ¡Tabascooooo! Y cuando el aspirante a gobernador toma vuelo, recibe la señal de que haga mutis.

Es el turno de Vázquez Mota que empieza a hablar con la boca seca, lo que apaga su voz. En su mensaje incluye una descalificación a la agresión sufrida: “Si fueran tan arriba en las encuestas, ¿por qué nos mandan ‘reventadores’? Si se sintieran tan seguros, ¿por qué mandan a provocar?” Saben, dice con toda tranquilidad, que ella va a ganar: “Entre más nos provoquen, más vamos a avanzar y más votos vamos a tener”.

Al finalizar, baila leve la música ambiental de campaña, y Priego le da una vuelta bailarina. Y ella mueve brazos y cuerpo al ritmo de la melodía grabada. Esta tarde en el Edén, la candidata del PAN se ha topado con un fantasma.

La muerte de dos muchachos

El 14 de noviembre de 2010, en un retén de fuerzas armadas y policiacas, fue detenida a tiros una camioneta que no se detuvo a la indicación de los uniformados. Así murieron dos jóvenes, ocupantes del vehículo.

El tiempo que ha transcurrido ha sido de balde para la justicia. Dicho caso sin resolver, que enlutó familias que todos los días cambian las flores y las veladoras en el lugar de la tragedia, fue el que motivó que mujeres y hombres llamaran la atención de la candidata Vázquez Mota, con su irrupción de su círculo de seguridad, que fue roto como si fuera de papel de china.

De no haber aparecido los quejosos, que reprobaron la presencia de la candidata panista, el foco de atención hubiera sido un grupo de personas con discapacidad, que están al pie del templete. El senador Guillermo Tamborrel, quien preside en la Cámara Alta la agenda de Grupos Vulnerables acude a la cita. Las personas con discapacidad ven pasar el tropel de fotógrafos, camarógrafos, integrantes de la comitiva local, así como muchos lugareños que envuelven a Josefina Vázquez Mota, vestida de azul.

El sol declina y aunque sus rayos son tan sólo una ternura a esa hora de la tarde, el calor es de un horno sin fuego. A esa gente que aunque vive en un jardín del Edén tropical, padece las penurias de la pobreza y del rezago, una voz los llama a enlazarse con el mensaje de la candidata en su cuenta de Twitter, y en el Facebook.

Y cuando los vecinos que sólo esperan a la aspirante presidencial, aquella voz les pide un aplauso para Vicente Fox, así no más, porque se le ocurrió. La capacidad de no hacer caso de la gente de Jalpa es sometida a prueba por ese animador, que ya con el evento en marcha, calla al candidato a alcalde, para que siga el evento con otro orador, que es Gerardo Priego, a quien le ordena dejar el micrófono.

Y sigue Vázquez Mota, que levanta el ánimo de la multitud, con su popurrí de mensajes para estudiantes, jóvenes, mujeres, niños, y con sus exhortos a mantener el ánimo triunfador.

Las mujeres soñadoras

Dice a la gente que cuando las mujeres tienen un sueño, nada las detiene. Ella ha elaborado su intervención ante los miles de tabasqueños, con un control de la situación, tras la irrupción del hombre del que se desconoce el nombre, y ha incluido respuestas al hecho que interpreta como un intento de reventar ese mitin, que ha costado la movilización de miles y el trabajo de decenas de organizadores durante varios días.

Pero a los que desean amedrentarla, dice, les va a salir al revés, porque a más provocaciones, más votos tendrá su causa. Se da el lujo de ubicar el momento, en el atardecer placentero que está su vista, en esta entraña del paraíso, y le dice a sus seguidores que “nada ni nadie nos va a detener”.

Como parte de la animación dispuesta, se lanzan al aire kilos de papel picado azul, naranja y blanco, con los que puede identificarse el Partido Acción Nacional, y con la música de animación de sus mítines se balancea, mueve los brazos en movimiento de péndulo, y sigue con unos pasos de baile discretos, de la misma melodía.

 

Color esperanza

Antes, en Cancún, Quintana Roo, la panista ha puesto la alegría por delante, cuando falta un mes para las elecciones. Se le ve bailar, y resulta que acompasa una melodía que hace seis años sirvió de marco musical a las actividades proselitistas de Andrés Manuel López Obrador. “Color Esperanza”, de Diego Torres, fue tocada al finalizar las actividades de Vázquez Mota en Cancún.

Ello hizo recordar que así era en actos de López Obrador en el proceso electoral presidencial de hace seis años. La panista escucha la letra: “Pintarse la cara color esperanza/ Tentar al futuro con el corazón”, y se emociona y toma de las manos a los candidatos panistas locales que la acompañan. Y canta y baila, lo que dice la canción: “Sé que las ventanas se pueden abrir”…”cambiar el aire depende de ti”. En fin, “saber que se puede”. Y eso es “tentar al futuro con el corazón”.

Cuando sale del mitin en esta localidad de Jalpa de Méndez, Vázquez Mota va emocionada. La adrenalina recorrió sus venas y sus nervios, y su mente tomó el control de las cosas, y la gente la respaldó con vítores. Y bailó gustosa de “tentar al futuro con el corazón”.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s